Cada año me gusta plantear metas porque creo que es la mejor manera de conseguir cosas, de motivarnos. Pero para que tengan sentido tenemos que tener muy claro el por qué los queremos conseguir, y esto tiene ya no es tan sencillo.

También creo que no hay que tomárselo tan en serio ya que si no se cumplen nos frustraremos. Así que siempre los tendremos en cuenta para motivarnos, no para deprimirnos, y que si no funciona el primer plan pues probamos otro, pero siempre deberemos sentirnos bien con ello.

 

 

Por lo tanto, pensemos en el medio y no en el fin. Por eso a la hora de planificar objetivos, vamos a pensar también como nos queremos sentir, que queremos disfrutar por el camino, cómo queremos avanzar.

Simplifica por favor, no dediques a crear miles de objetivos, céntrate, nada de agobios. Tienes que disfrutar con ello, si no esto no servirá de nada . Plantear metas sólo te servirá si, obtienes la sensación de relajación, poder empezar el año con una idea clara en mente y la sensación de sé lo que quiero, ahora a pensar cómo conseguirlo.

REFLEXIONA, TOMATE TU TIEMPO

Este paso puede que ya lo hayas hecho, o puede que lo tengas a medias  o que nunca te lo hayas planteado. Yo llevo todo un año de reflexión, así que fíjate, dudo que en una hora encuentres la respuesta. Pero quizás tampoco la necesitas todavía, con calma, a fuego lento y sin prisa. Me parece un paso fundamental antes de comenzar a organizar nada.

La principal pregunta, obvia, ¿Qué quieres realmente? ¿Qué tipo de vida te haría feliz? No es fácil, de hecho es complicada de responder para algunas personas. Y si no lo sabes tampoco te estreses, ya llegará la respuesta, cuando pruebes todo lo que tengas que probar, cuando sigas aprendiendo y teniendo nuevas experiencias, y sobre todo cuando tengas un conocimiento muy alto de ti misma.

Piénsala, medítala durante un rato, dibuja como sería tu vida ideal, cómo te quieres SENTIR. Apunta algunas ideas, piensa en la gente a la que admiras, esa será tu visión a largo plazo o lo que a día de hoy es lo que quieres conseguir.

Si te cuesta, puedes pensar en qué actividades te hacen realmente estar alegre, con qué tareas pierdes la noción del tiempo o cómo te gustaría pasar realmente los días, qué te llena. Anótalo todo, no importa que hagas borrones, ya lo dejaras super bonito cuando encuentres tu idea.

DEFINE TU OBJETIVO 

Ya tienes más o menos tu vida ideal pensada, y de aquí te planteo que escribas tu gran objetivo de aquí a 2-3 años. Puede ocupar una frase, pero no más, no te compliques. Por ejemplo, conseguir el puesto de trabajo tal, haber formado una familia, haber aprendido esto, aprobar un curso… ¿ya lo tienes?

Llegamos a 2019, pero antes piensa un poquito en este año que aun no ha terminado, te animo a contestar a estas preguntas:

  1. Describe 2018 en 3 palabras.
  2. ¿Qué lección más importante has aprendido de 2018?
  3. ¿Cómo te has sentido en general este 2018?
  4. ¿Qué es lo que más orgullosa estás de haber conseguido?
  5. ¿Qué te ha quitado el sueño?

Y ahora piensa en tu lienzo en blanco de 2019, lo vas a dibujar tú:

  1.  Piensa en cómo te quieres sentir, piensa en ese proceso, en tu año.
  2. Y ahora un pasito más, ¿qué deberías conseguir para sentirte así?

 

SIGAMOS CON EL PRÓXIMO AÑO

Yo ya lo tengo claro, tengo una meta que me gustaría conseguir para sentirme bien por el camino, y para acercarme un poquito más a mi gran objetivo a medio plazo.

Y éste me acercará todavía más a mi super SUEÑO.

Piensa en grande con ese objetivo, que sea motivador, que te mueva por dentro, que sea difícil y hasta que te de algo de miedo.

SIEMPRE A LA VISTA

Yo no se tu memoria pero la mia me traiciona de vez en cuando, así que me aseguro apuntándolo todo, de esta manera lo tengo todo a un golpe de vista en mi agenda.

Así que te propongo completar la primera pagina de tu agenda con tu gran objetivo para tu nuevo año.

 

¿Tienes listo ya tu objetivo?

 

 

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
Objetivos para 2019
Author Rating
51star1star1star1star1star